Saltar al contenido

Turismo de Aventura en Mendoza

septiembre 25, 2016

Turismo de Aventura en Mendoza (Argentina): Mendoza es uno de los principales centros donde, tanto expertos como grupos de familias, pueden disfrutar de rafting, kayak y otras actividades con los ríos como escenarios.

Las excesivas temperaturas y la sequía que caracterizan a esta región, se ha convertido en un aliado para los amantes de los deportes aventuras, que llegan a estos lares para desafiar a la naturaleza. Y Potrerillos es la vedette en este rubro.

La localidad es desde hace varios años uno de los principales centros de turismo aventura del país y recibe durante todo el año turistas y aventureros de distintas nacionalidades.

Entre las actividades que ofrecen las empresas operadoras, el rafting es uno de los más populares ya que nuclea a grupos de amigos y familias para pasar una jornada distinta y, lo más importante, a sólo una hora de viaje de Mendoza capital.

Esta actividad que consiste en el descenso de los ríos en una balsa neumática dirigida por un guía que normalmente va en la parte trasera. Los demás participantes a bordo se sitúan en los laterales desde los cuales ayudan al guía a dirigir la balsa remando y orientando su peso de manera coordinada para recorrer los rápidos.

Se puede realizar durante todo el año, pero al ser ríos de montaña sus mayores caudales los traen en el verano donde el río es medido por su nivel de dificultad. Fuera de la época de verano al tener menor caudal es prácticamente apto para todo tipo de público (principiantes básicamente)

El kayak sigue en el ranking de elecciones. Esta actividad proviene de los esquimales, y consiste en navegar arriba de una embarcación comandada con un remo, muy liviana y versátil. Otras opciones en el río despiertan interés: el hidrospeed o el river board, dos especies de tablas deslizadoras donde el pasajero se sujeta con dos mangos y se arroja al río. La sensación de vértigo frente a los rápidos se multiplica sustancialmente durante 30 minutos. Es una experiencia única y requiere de estado físico y concentración. La sensación de peligro es más palpable pero al mismo tiempo atractiva y estimulante.

Las otras opciones del día despiertan también la aventura. Las cabalgatas de dos horas, el rappell (consiste en el descenso de grandes desniveles por medio de cuerdas y arneses) o el trekking: una caminata por la montaña de aproximadamente 5 kilómetros.

Turismo Aventura en Mendoza (Argentina)

Primera zona: El Río Mendoza, desde su nacimiento en la cordillera de los Andes hasta la población de Cacheuta, es un escenario ideal para estas actividades, ya que cumple con todos los requisitos que necesita un cause de agua para la práctica del rafting y el kayak. Recorre un entorno de montañas, valles y cañones deslumbrantes. En términos técnicos, es un río continuo de clase III con sectores que incluyen rápidos de Clase IV y V con mucha fuerza en su torrente.

Se puede navegar durante todo el año y máximo esplendor y caudal se da entre noviembre y marzo. En verano alcanza un caudal de 80 a 200mts. Cúbicos por segundo y la temperatura del agua esta entre los 20º y 35º. En invierno, en cambio, el caudal baja hasta los 20mts. Cúbicos por segundo y la temperatura desciende desde los 18º hasta los -5º. El agua es transparente desde otoño a primavera, y de primavera a verano es marrón debido al arrastre de sedimentos en su curso.

El agua es totalmente pura sin contaminación química y biológica.

Graduación del río

  • Clase I: Principiantes: Masa de agua en movimiento con pequeñas olas. Sin obstáculos en su cause. Sin riesgo para el nadador y fácil auto rescate.
  • Clase II: Novicios: Oleaje suave sin rompientes, pasos abiertos a la navegación, fácil maniobrabilidad de balsas y no se requiere conocimiento previo. Ocasionalmente un nadador necesita ayuda del grupo para su rescate.
  • Clase III: Intermedios: Oleaje pronunciado e hidráulicos pequeños. Se necesita coordinación de maniobras en el rápido. Rocas en el cause con pasajes angostos. En ciertas oportunidades se necesita reconocimiento previo. El nadador requiere ayuda del grupo para el rescate.
  • Clase IV: Avanzados: Desniveles marcados con oleaje fuerte y constante. Presencia de hidráulicos con retención, pasajes difíciles los que requiere siempre un escautismo previo aunque el rápido se conozca. Es imprescindible conocimientos de roll para los kayakistas. El rescate de un nadador requiere atención y ayuda del grupo. Reconocimiento en todas las ocasiones.
  • Clase V: Expertos: Rápidos muy largos donde la lectura de las rutas se hace difícil. Oleaje con fuerte retención en la cima de la ola. Hidráulicos muy fuertes y cerrados. Peligrosa situación para un nadador por la dificultad de rescate. El grupo necesita amplia experiencia, equipamiento adecuado y conocimiento de técnicas de rescate.
  • Clase VI: Extremo: Rápidos de extrema dificultad donde los errores dan pocas posibilidades de rescate. Límite de lo navegable. Peligro en la integridad personal y grupal.

Segunda zona: La segunda zona se encuentra en el sur de la provincia, en el departamento de San Rafael y se realiza sobre las aguas del Río Atuel, la zona se denomina Valle Grande y es el principal circuito turístico del lugar.

En la provincia de San Juan se puede navegar en kayak en el torrentoso río San Juan, que atraviesa el más alto cordón precordillerano camino a Calingasta, allí también el río Los Patos es una alternativa para el rafting.

Operadores turísticos: Existen diferentes empresas que ofrecen el servicio en tres zonas, la primera es Caheuta, seguido de Potrerillos y Uspallata.

Las mismas tienen un amplio menú de programas para los aventureros que van de fáciles, moderados o difíciles, con un abanico que abarca desde los más exigentes para expertos, hasta un grupo familiar.

Así en Betancourt Rafting uno encuentra programas de un día que van de los 25 a los 60 dólares con las alternativas mediante en lo que se refiere a rafting, en todos los casos se incluye el transporte desde la ciudad de Mendoza y la empresa provee a los “aventureros” de la indumentaria necesaria.

Ríos Andinos, es otra de las empresas que tienen una vasta experiencia en el rubro y que cuenta con variados programas, los que se pueden adaptar a las necesidades del interesado. Los precios van también desde los 30 a los 60 dólares según la distancia de la bajada y los extra que se elijan.

Ambas empresas tienen como actividad estrella la bajada a la luz de la luna en las noches de luna llena, una opción inigualable para cualquiera y que se realiza todos los meses.

Bajada a la luz de la luna: La actividad más llamativa de todas, es la bajada a la luz de la luna, las que se realizan en las noches de luna llena. La actividad comienza alrededor de las 23hs. Y se extiende hasta la medianoche. En la bajada salen varias balsas y cada una lleva ocho personas con un instructor. El viaje por los rápidos es duro en algunas partes pero también bastante tranquilo en otras. Durante esta aventura tendrá momentos de vértigo frente a un choque con alguna roca pero va a sentir mucha emoción y la adrenalina va a correr por todo su cuerpo, tanto que el tiempo pasa volando y en un abrir y cerrar de ojos ya llega al punto final.

Después sólo resta un buen baño de agua caliente y relajarse para disfrutar luego de una fiesta que se arma en cada campamento base.

Equipo necesario para el turismo de aventura en Mendoza

  1. Chaleco: es imprescindible en cualquier río, fácil o difícil. Debe ajustarse al cuerpo de forma cómoda y segura, para que no se suelte. Tiene que tener un sistema de seguros o broches fáciles de abrir; los que se atan con cintas y nudos no son confiables. La tela del chaleco debe ser resistente.
  2. Casco: imprescindible, cualquiera sea la dificultad del río, ya que cumple la función de proteger la cabeza contra las rocas del lecho del curso de agua.
  3. Calzado: por razones de seguridad es necesario que los pasajeros y el guía suban a la balsa con calzado. Pueden ser zapatillas, sandalias para río o botas de caña corta de neoprene.
  4. Vestimenta: lo mejor son los trajes húmedos de neoprene, que aíslan del frío. En cualquier otro caso es indispensable llevar una muda de ropa seca, ya que es casi imposible no mojarse.
  5. Accesorios: es recomendable que todas las balsas tengan remos de repuesto, cuerda de recate, kit de reparaciones, inflador y flip lines. Además, siempre es recomendable llevar una crema protectora para el sol.
  6. Remos: hay remos cortos para propulsar la balsa en estilo paddle (uno por tripulante) y dos largos, llamados “oars” o remos centrales, utilizados por los guías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *